Jueves 3 de agosto 

Esto es vida. Tome una ducha y me acosté en mi cama con solo una toalla sobre mi cuerpo húmedo. Puse el ventilador para que el suave aire secara mi cuerpo.
Mi cabello estaba aprisionado en otra toalla sobre la almohada. 
Estoy escuchando a Luis Miguel.
Sólo una vela aromática alumbra mi cuarto. 
Tengo mi Kindle y estoy leyendo a Murakami. 

Esto es vida, una deliciosa parte de la vida. 
Si me muevo mi cuerpo queda desnudo, descubierto de la toalla que lo arropa. 

Cuando me veo así recuerdo lo recuerdo, lo puedo ver encima de mi, amándome, besándome, poseyéndome. Es algo que no quiero olvidar. 
Acostarme con él, 8 años mayor y probablemente casado me hace pensar en una frase que leí en 1Q84 de Murakami “sex with a married woman ten years his senior was stress free and fulfilling, because it couldn’t lead to anything.”
Y así las cosas con el morocho brasileño, no pueden conducir a nadar.
Estar desnudo es una buena y fresca sensación, aunque me molesta mi pancita. Es hora de vestirme y quizás dormir ya que últimamente me despierto muy tarde.

 Quizás la causa es que mi vida diaria me aburre o que estoy muy cansada de kick boxing y box.
En algún momento tendré otro amante y dejaré de recordarlo. 
Luis Miguel sigue cantando… “el día que me quieras” 

Advertisements