Lunes 4 diciembre

Hoy tuve un día horrible, un día lleno de lágrimas.

Ya es como la quinta vez que lloro por los resultados de la operación, en este momento mis ojos están llorosos.

No me gustó el resultado. Eso es la verdad. Desde el principio lo supe, pero pensé que pasando el tiempo se verían mejor. Pues no, las fotos que me tomaron la semana pasada demuestran que no es mi imaginación.

Hoy fui al doctor, y le comenté que no me sentía mejor después de la cirugía. No puede decir nada porque empecé a llorar. No podía hablar porque iba a llorar más. Me quedé con dudas que no pude expresar porque no iba a poder, las lágrimas no me dejarían.

En este momento tengo el rostro empapado.

Por quĂ© lloro me pregunto. No lo sĂ© bien. Quizás porque los resultados no son lo que yo esperaba. No se ve normal. No se veo una gran mejorĂ­a. El doctor dijo que podrĂ­a hacer unos puntos incluso en su consultorio para que quedará mejor el lado derecho, esto podrĂ­a ser en enero… Pero yo no tengo enero.

Posiblemente no haya mucho que hacer ya. He pensando que quizás necesite otra cirugĂ­a… En un año podrĂ­a ser y quizás con otro cirujano, yo creo en un año ya estará todo cicatrizado y podre ir otra vez al quirĂłfano. Aunque cueste dinero. Simplemente quiero ser normal.

No sé que va a pasar. Hoy lloré en el consultorio desde las diez am y ahora casi a la media noche sigo triste y llorando. Quizás debí haber ido a otro cirujano, pero ya para qué sirve los quizás, para nada.

Le escribiré el quince de diciembre para ver si puede poner los puntos que me comentó, quizás así ya quede mejor y me sienta más cómoda. Eso sería lo mejor.

Ahora ya no quiero llorar, ya no quiero pensar en esto… Como toda mi vida.. Quiero evitar el tema….

La operaciĂłn fue el 31 de octubre, apenas hace un mes y aun tengo molestias al dormir.

Advertisements